Disruption

Tu padre es más moderno que tú

Llueven ríos de tinta. Arden las redes. El Mamarrachismo© lo inunda todo. La Merma™ se bucla. El dinero, finalmente, vuela.

Yeezy 700, Balenciaga Triple S. Brandblack Aura. Son sólo tres ejemplos, pero todo el mundo parece sumarse a la nueva moda, denostada y criticada por muchos, alabada y amada por otros tantos. Pero, en general, simplificada por todo el mundo.

Si os fijáis en las siluetas de estos modelos, los materiales no son lujosos, pero sí de probada eficacia, como la malla o el cuero, tienen una suela que prima ante todo la durabilidad pero también la comodidad con la mediasuela alta y nos harán ir cómodos todo el día.
Es decir, si nuestros padres y madres deciden que lo que prima es la comodidad, ¿por qué no seguir su estela?
En un mundo en el que las zapatillas retro dejan de lado tecnologías o aplican nuevos materiales en una cacofonía de modelos sin valor alguno, que las marcas de lujo como Balenciaga, clásicos como adidas o nuevas marcas como Brandblack (y toda la reata de diseñadores que vienen detrás o de los que van detrás, nunca lo sabremos) se fijen en esas siluetas y quieran utilizarlas como base para sus modelos, aprovechando para utilizar materiales lujosos y nuevas tecnologías en aras de la comodidad (o no), desde luego nos parece algo no sólo no tan criticable sino, además, interesante para el streetwear.
Y es que cuando el streetwear parece estar muriendo de éxito convirtiéndose en el nuevo normcore, que nos fijemos en lo que hasta ahora ha sido normcore igual no es tan descabellado. De hecho, si sólo nos interesa lo retro, igual es que nuestros padres son mucho más modernos que nosotros. ¿O no?

La categoría de dad shoes (que coincide en parte con los chunky shoes) se refiere a esas zapatillas que podrían llevar nuestros padres, que serían no sólo su fondo de armario sino también esas zapatillas que llevan todos los días por muchas razones: son cómodas, duraderas, con materiales más que dignos en muchos casos y se pueden llevar con todo y en cualquier circunstancia. Desde ir a ver obras, hasta ir a comer un cocido maragato en Castrillo de los Polvazares, pero también para dar un paseo por el barrio o ponérselas rápidamente para bajar la basura y fumarse un piti de estrangis sin que te caiga la bronca.

Es decir, en esta categoría entrarían sagas como las Monarch de Nike (con una versión firmada por Concepts en la nevera), las Cloudfoam de adidas, las 624 de New Balance o las Triplehall de Reebok, por poner simplemente tres ejemplos. Zapatillas que puedes encontrar en cualquier zapatería de barrio, alejadas completamente de ese ámbito que hemos hecho nuestro de las tiendas de zapatillas Premium exclusivas que poca gente tiene.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.