¿Música? ¿Deportes? ¿Moda? ¡Mujeres!

Llevamos una temporada en la que los grandes fichajes de marcas deportivas no tienen nada que ver con el deporte. Música. Cine. Influencers. Y mujeres. Muchas mujeres.

Escribo esto un 7 de abril de 2019. Una semana en la que el último gran fichaje de una marca (adidas) ha sido Beyoncé Giselle Knowles-Carter, es decir, la hermana de Solange. Pero este gran fichaje, muy mediático y que ha hecho correr algún que otro torrente de tinta, es sólo uno de los nombres de mujeres que ha salido a la palestra. Esta misma semana, Puma ha anunciado otro nuevo modelo con Selena Gómez, Nike ha anunciado su acuerdo con Naomi Osaka, actual número 1 del mundo, y hace poco Under Armour ha incorporado a Lindsay Vonn a su línea Project Rock. Y cada vez hay (gracias a Dios) más modelos exclusivos para mujer. Y ahora es cuando hacemos una mínima retrospectiva e intentamos comprender cómo un mundo habitualmente dominado por hombres como imagen, pasa a convertirse en un mundo en el que las mujeres empiezan a conseguir ocupar el espacio que les corresponde por derecho.

La música y su influencia

De todos es conocido ya que la primera canción dedicada a unas zapatillas es ese himno urbano firmado por tres chicos de Hollis y que hizo que mucha gente cantara quitándose sus adidas Superstar y elevándolas al cielo. Quizá sea menos conocida la referencia a las Stan Smith por parte del quinteto francés Iam en su canción Je danse le Mia (con Michel Gondry a los mandos), aunque todo el mundo hoy al hablar de zapatillas y relacionarlas con la música acaba pensando en Kanye West.

En un mundo en el que hasta los niños han tenido su influencia (Kris Kross os miramos a vosotros y vuestras Ewing), quizá hasta la llegada de Aaliyah no nos encontramos una mujer que haya hecho de las zapatillas casi una insignia, vistiendo cosas como las AF1 o las Penny 6, además de alguna que otra Clyde o bastantes Uptempo.

Efectivamente, el hip hop fue el estilo que sacó las zapatillas del mundo del deporte y las transformó en iconos, con modelos que veis habitualmente en estas páginas y, sobre todo en Instagram. Porque Instagram es quizá el gran vehículo de cambio del consumo de muchas cosas entre los más jóvenes (y también los más mayores). Pero vamos a detenernos en el año 2001, en el fallecimiento de Aaliyah, para hacer nuestra retrospectiva, ya que la cantante neoyorquina nos viene como anillo al dedo para este ejercicio de repaso.

Deporte

Ay, el deporte. La máxima expresión del ser humano. La testosterona...

Permitidme hablar desde el punto de vista de un pequeño señor de provincias que llega a la edad adulta a finales de los 90 y que se encuentra con un mundo deportivo lleno de hombres. Obviamente, nos encontramos con Jordan como buen señor que pasaba del 1,80 y que entonces era demasiado alto y torpe para el fútbol (y, efectivamente, torpe para cualquier práctica deportiva), pero también con iconos locales como Fernando Martín y… nuestro amado Fórum Filatélico con Sabonis, el eterno capitán Lalo García y muchos más.

Nos encontramos con futbolistas que empiezan a marcar el camino del estilo como los brasileños (Ronaldo, Romario, Rivaldo) o europeos, donde empieza a haber ya un movimiento hacia el estilo con Beckham, Del Piero, Laudrup o Figo como estandartes. Seres humanos que parecen venidos de otra galaxia, que cuidan no sólo lo que hacen sobre el campo, sino fuera de él también, empezando a marcar moda y estilo a partes iguales. Obviamente, si hablamos de estilo, no podemos dejar fuera a Andre Agassi, quizá una de las mayores influencias de los 90 en la conjunción deporte y moda.

Si ya tomamos el deporte femenino como espacio en el que encontrar mujeres que destaquen, en primer lugar nos vienen a la mente disciplinas esencialmente femeninas como la gimnasia (Nadia Comăneci, te miramos a ti), pero también el atletismo (Florence Griffith) o el tenis, donde encontramos a, quizá, los primeros iconos de la moda ligadas al deporte. Apellidos como Navratilova, Seles, Graff o Hingis no son desconocidos por nadie, al igual que Sabatini, Kournikova… o las hermanas Williams. En el inicio de la dictadura de las Williams paramos. Y nos vamos de lleno a la moda.

Aaliyah - Sneakers Magazine

Aaliyah con unas Nike Air More Uptempo

Desde el punto de vista de un señor de mediana edad, la llegada a la edad adulta a finales de los 90 es ver un mundo de hombres… y escándalos de dopaje.

Naomi Osaka, nº 1 del tenis mundial y hoy imagen de Nike - Sneakers Magazine

Naomi Osaka, nº 1 del tenis mundial y hoy imagen de Nike

Equipo de baloncesto femenino de St. John's College, parte del compromiso de Under Armour con el deporte femenino - Sneakers Magazine

Equipo de baloncesto femenino de St. John's College, parte del compromiso de Under Armour con el deporte femenino

La moda. Y las zapatillas, claro.

Hemos parado intencionadamente en los anteriores mini repasos a primeros del cambio de milenio y justo nos sirve para encontrarnos con la moda. Un momento en el que la moda llega a todos los rincones gracias a esa nueva cosa que llega a los hogares como es el Internet y en el que una marca que ya es global como Zara (en realidad el grupo Inditex) posteriormente tendrá mucho que decir.

En la confluencia de moda y zapatillas empezamos a ver a supermodelos que empiezan a incorporar en su rotación, además del tacón o las sandalias, las zapatillas. Kate Moss tiene mucho que decir, apareciendo con sus adidas en múltiples ocasiones e incluso siendo imagen de sus amadas Gazelle en 1993 y en 2016. O Heidi Klum, que hizo una colección con New Balance a mediados de esta década que va acercándose a su fin. Y no son pocas las veces que se ha visto a Claudia Schiffer con unas Nike. O a Gisele Bündchen con unas Under Armour… algo relativamente normal si tenemos en cuenta su matrimonio con Tom Brady.

Hoy día las zapatillas son, por fin, algo más que llevar en los pies en prácticamente cualquier ocasión y eso lo saben en Gucci, Balenciaga, Versace o incluso Burberry.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.