Sign in / Join
0

¿Cómo surgió el romance entre la moda y las sneakers?

El 2018 fue la consolidación de la 'revolución de las sneakers'. Comenzaron a meterse poco a poco en los armarios y con el tiempo ya podíamos ver looks de noche con sneakers de diferentes formas y colores. Las primeras marcas en saber, que esta revolución estaba empezando, fueron las firmas de lujo. Empezaron a diseñar zapatillas con influencias deportivas pero con un toque fashion, que no podía faltar. Valentino, Camper, Undercover u Off-White son algunas de las marcas que empezaron a diseñar y colaborar con otras marcas deportivas o de lujo, para lograr un único objetivo: La mejor sneaker.

El auge de las sneakers se puede resumir por tres factores: Las redes sociales, la comodidad y la revolución en el estilo. La primera viene dada por Instagram, donde todos los influencers visten con zapatillas de diferentes marcas y sus seguidores quieren tener el mismo look. El segundo factor es la comodidad, debido a que la mujer se está bajando de los tacones y quiere pisar la calle con fuerza y sin dolor en sus pies. Y la tercera característica es la revolución en el estilo, este último se debe a que las personas no quieren etiquetas en su vestimenta y con las zapatillas pueden aportar un toque de rebeldía.

Hoy en día tanto por los anteriores factores, como por el cambio de consumo, las marcas low cost como Inditex (Zara, Pull & Bear o Bershka), Mango o Primark, también se han apuntado a la 'revolución de las sneakers'. Aunque también hay firmas deportivas que han visto su oportunidad y han creado una nueva manera de vestir: El estilo sneakers deportivo. Estas marcas son Kappa, Fred Perry, Nike, Ellesse, Skechers o New Balance, que a parte de crear un estilo diferente, también han sido capaces de diseñar zapatillas que por su gama cromática o por su diseño, han conseguido que el consumidor que no encontraba su zapatilla o que no podía comprarla por el precio, ahora tiene alguna sneaker en su armario. Ya no hace falta gastarse 600 euros en unas sneakers de lujo, hay deportivas cerca del low cost que harán que todas las miradas se vayan hacia los pies.

La fabricación masiva, la renovación de las colecciones cada mes o la reducción de los precios, han hecho que tanto marcas low cost como marcas deportivas, están subiendo escalones en la pirámide de las sneakers. Esto permite que el público renueve cada poco tiempo su armario, con poco coste. Ya que más allá de incorporar mensajes o colores, lo que están haciendo es coger influencias de productos virales de la industria deportiva y la están adaptando en clave low cost.

Las marcas tanto de bajo coste, como las marcas deportivas han aumentado en su producción y en el lanzamiento de nuevas zapatillas, gracias a aplicaciones como: Instagram o 21 Buttons. Ambas aplicaciones se han convertido en un escaparate para la compra online, es decir, ya no hace falta ir a las tiendas y buscar el calzado. Desde el móvil vemos qué zapatillas se llevan, en qué tiendas están y cómo se llevan.

También un gran culpable que está permitiendo que firmas como Ellesse o Diadora estén creando zapatillas 24/7 son las colaboraciones. Firmas de lujo como Valentino, Supreme o Balenciaga han visto que la mejor manera de introducirse a otro tipo de consumidor, es a través de las colaboraciones. Y marcas como Vans, Puma o Reebok han descubierto que mediante estas uniones de diseño y comerciales, pueden subir de rango y hacer 'sneakers diferentes'. Todos han conseguido que el balancín de las sneakers, esté por ahora en equilibrio.

Las ugly shoes, el diseño minimal, los bordados, la doble plataforma o los dibujos grafiteros son los estilos que escogen las marcas en la actualidad. Son ejemplos de diseños, que se pueden ver tanto en zapatillas de lujo como en zapatillas de firmas low cost. Según Paloma Díaz Soloaga, profesora titular de la Universidad Complutense especializada en intangibles y moda "el índice de deseabilidad que genera una firma de lujo se alimenta de la visibilidad social de un grupo como Inditex y viceversa. Existe, pues, un juego cruzado de influencias consentido por la mayor parte de los agentes con capacidad de decisión dentro del sistema de la moda y del cual, en general, todos salen beneficiados".

Actualmente las marcas deportivas y las marcas de bajo coste, se encuentran en una guerra comercial. Vans y Primark están enfrentados debido a que Primark copió las míticas zapatillas ‘Old Skool’ de Vans. Otro ejemplo en este mismo ámbito es la zapatilla-calcetín creado por la firma Balenciaga, meses después salieron "versiones" en marcas como Zara. Gracias a la aparición de perfiles de Instagram como Diet_Prada que analizan las copias entre firmas, ahora es más fácil ver estos "plagios" y saber cuales son las polémicas que hay en la industria del calzado.

Tal como afirmó el periódico The Guardian, cuando la firma Fila lanzó Disruptor II al mercado, sus zapatillas tenía un total de 62 mil búsquedas en Instagram en solo un día y aunque el público pensaba que el mercado low cost podía superar al de lujo, las firmas como Gucci, siguen teniendo más búsquedas en la red. Varios son motivos que han hecho que la reputación de firmas como Fila o Adidas estén en aumento: la corriente de la tendencia vintage y la logomanía del mundo millenial que están en sus zapatillas.

Todas las sneakers que pertenecen a estas firmas deportivas están marcando un estilo, no tardan en agotarse y ya se pueden considerar productos exclusivos. El tiempo dirá si superarán algún día a la industria del lujo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.