El calzado que sirve para conseguir la igualdad

El mes de marzo es el mes de la reivindicación de la igualdad de la mujer (aunque en verdad son todos los días) y habrá multitud de manifestaciones y cadenas feministas por todas las ciudades de España. Siempre nos jamos cuánta gente hay, qué franja de edad es las más común y qué gritos han sido los más cantados. Y ahora también nos jamos en un detalle que antes no era común, qué tipo de calzado se verá.

Zapatillas o sneakers de diferentes colores, formas o mar- cas, es el calzado más común en este tipo de concentra- ción y en el día a día de la mujer. Uno de los principales motivos es el recorrido, normalmente son varios kilóme- tros, aunque hay otro factor que se volvió mucho más importante y es debido a que las zapatillas se han con- vertido en un icono feminista. Si hace un par de años, no podíamos imaginar a una mujer en una red carpet con zapatillas, ahora cantantes como Billie Eilish, han llevado este tipo de calzado en la alfombra roja de la gala de los Oscarde este año. Aunque verás a más mujeres de la Generación Z con estos conjuntos, poco a poco se está haciendo una inclusión en otras generaciones más mayores. Es un cambio de generación.

Tal y como informa el artículo del Washington Post, las ventas de los zapatos en Estados Unidos cayeron un 12% el año pasado, mientras que las zapatillas de mujer aumentaron hasta un 40% con un bene cio de más de 2.300 millones de dólares. Si antes en las series de los noventa, como Sexo en Nueva York, veíamos a su protagonista Carrie Bradshaw corriendo por Man- hattan con sus manolos de 10 centímetros, ahora la po- demos imaginar llegando al cualquier esta de la Gran Manzana con las últimas zapatillas que lanzó Nike.

Marcas como Muroexe o Yuccs están haciendo za- patillas made in Spain y con losofía unisex. La prime- ra rma está haciendo zapatillas totalmente veganas y a segunda marca está usando bras vegetales para la creación de las deportivas. Con todas estas ideas están rompiendo barreras sobre el consumo y de género y con esto, se está logrando que las mujeres que no se atre- vían a ponerse unas zapatillas, solo lo hacían para hacer deporte, las usen para cualquier momento. Si antes era más común leer titulares como "Los mejores tacones para esta primavera" o "Sin tacones no podrás entrar a una esta", ahora hay noticias como "Trajes y zapati- llas, más allá del uniforme" y "10 looks con zapatillas blancas para este verano".

Otro ejemplo que sirve para rea rmar que las zapatillas han conseguido ser otro icono feminista, es la introduc- ción que han tenido dentro del fútbol femenino. Nike lanzó la colección Lifestylepor la celebración de la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2019 y en pa- labras de Rosemary St. Clair, vicepresidenta y directora general de Nike Women en una entrevista argumentó que “Creemos en el poder de los deportes para hacer que el mundo avance, para derribar barreras, unir a la gente e inspirar a la acción”.

Al igual que las redes sociales sirven compartir nuevos diseños, también sirve para reivindicar y desde Japón lo están haciendo. Una gran cantidad de mujeres y cada día más, bajo el uso de #KuTooen Twitter, Instagram o TikTok, están luchando por no tener que ir en tacones a su puesto de trabajo. Se graban usando zapatillas y como tienen que estar cambiándose antes de entrar cada día a su puesto laboral, además de las consecuencias físicas que sufren sus pies.

Marcas japonesas como por ejemplo Shoes Like Pottery, Hender Scheme y Onitsuka Tiger Japan, están siendo un herramienta de lucha para las mujeres japonesas. Zapatillas de estas rmas, están consiguiendo conseguir acabar por una desigualdad. Por ahora el Gobierno no está haciendo caso a esta demanda, aunque lleven más de 27.000 rmas. Todavía las mujeres en Japón tienen que llevar tacones de entre 5 a 7 centímetros, obligatoriamente en su trabajo.

Hemos pasado de intentar conseguir el bolso de la última temporada, a comprar las últimas zapatillas que lanzó Dior en su última colección en Milán o las sneakers que llevó Rosalía, para bailar horas y horas. Las zapatillas se han convertido en recurso para adquirir un estatus social y también ahora en un motivo más para luchar por la igualdad, ya que todavía según el Observatorio Social de La Caixa, en igualdad de condiciones las mujeres tienen un 30% menos de probabilidades de acceder a un proceso de contratación frente a los hombres.

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.